Home / Almuerzos / La reina de las recetas de salsa bechamel. ¿Cómo hacerla adecuadamente?

La reina de las recetas de salsa bechamel. ¿Cómo hacerla adecuadamente?

Aprende cómo hacer para que la salsa bechamel te quede lisa, homogénea y sin ningún grumo.

 

No existe ninguna duda de que una de las salsas más importantes de la cocina mundial es la Salsa Bechamel, que se emplea en multitud de platos de todas las gastronomías en general, además es una receta que no se ha modificado sustancialmente en varios años, a pesar de esto el número de ingredientes para enriquecer su sabor ha ido en aumento con el tiempo.

 

También se puede decir que la salsa bechamel es una “salsa madre”, base de muchas otras salsas y que además es ideal para bañar aquellas pechugas de pollo rellenas con jamón y queso que te enseñamos hace un tiempito o para preparar un increíble pasticho de carne en salsa bechamel. En fin, existen un sin fin de recetas y tapas que sin la salsa bechamel no serían lo mismo.

 

Así que mejor nos ponemos manos a la obra para enseñarte cómo hacer la salsa bechamel fácil y sin grumos, incluyendo algunos secretos para que siempre te quede lisa, homogénea e igual de deliciosa.

como-hacer-una-salsa-bechamel-perfecta

 

Cómo hacer una salsa bechamel perfecta

 

Ingredientes

 

  • 125 g de harina de trigo.
  • 125 g de mantequilla.
  • 1 litro de leche.
  • Nuez moscada molida.
  • Sal y pimienta al gusto.

Preparación para la salsa bechamel

 

Para comenzar, hay que tamizar la harina con un colador. ¿Por qué? Porque este paso es muy importante para que luego no se produzcan grumos.

 

Después, en una cacerola, hay que poner a calentar a fuego medio el litro de leche durante unos 4 o 5 minutos sin que llegue a hervir. Esto es para acelerar un poco el proceso de preparación de la salsa bechamel.

 

En otra cacerola, se coloca la mantequilla a calentar a fuego bajo hasta que se derrita y se ponga de un color avellana con un poco de espuma, que se le puede quitar fácilmente si gustas. Luego se le añade la harina tamizada y se deja que se mezcle hasta que formen pequeñas masas de un tono dorado. Esto es de suma importancia porque, si la harina queda cruda, la salsa bechamel sabrá mucho a harina y eso no es lo que se quiere ¿o sí?

 

Por cierto, en el paso anterior se recomienda usar mantequilla. Aunque también se pueden utilizar a medidas iguales mantequilla y aceite de oliva, ya que este último le da un toque especial que seguramente podría gustarte.

 

Continuando, hay que remover muy bien la mezcla con una cuchara de madera hasta que quede como una bola. Luego se le echa la leche caliente y se le añade la sal y pimienta al gusto con un poco de nuez moscada molida.

 

Se remueve de forma continua con una varilla por 5 o 6 minutos mientras se va controlando la temperatura, aunque en esta parte es mejor dejarla al mínimo. Al final quedará una mezcla homogénea y, lo más importante, sin grumos. Si no tienes controlada la temperatura y te quedan algunos grumos en tu salsa bechamel, puedes arreglarla con un toque de batidora y quedará perfecta.

 

Un pequeño truco para aquellos que no les guste mucho el sabor lácteo. Para evitarlo, se le añade un poco de tomate frito al momento de unir la leche caliente y los demás ingrediente con la mezcla base y bate al final. Es una manera original de hacer alguna receta de pasta o incluso unas croquetas. Recuerda, ¡dale rienda suelta a tu imaginación en la cocina!

tips-para-la-salsa-bechamel

Un secreto adicional para que salga bien tu salsa bechamel

 

Recuerda que son muy importantes las porciones dependiendo de lo que vayas a preparar, porque no es lo mismo una crema que una salsa, las medidas son menores dependiendo del cuerpo que quieras darle a la bechamel. Por ejemplo, en unas croquetas por cada litro de leche, unas 3 o 4 cucharadas de harina y 3 de mantequilla. En unos canelones, por cada litro de leche, 2 de harina y 2 de mantequilla. Eso sí, siempre se puede corregir con un poco más de harina que es el ingrediente que hace de espesante para preparar una bechamel más espesa o todo lo contrario, añadir leche para hacerla más suave o líquida.

 

¡Ya ves! No es tan difícil hacer la reina de todas las salsas bechamel, y déjanos contarte un secreto más: ¡hasta puedes hacer una salsa bechamel sin leche!

 

Ahora, te invitamos a compartir esta receta, mencionándonos como @charvenca en Twitter o /charvenca en Facebook y quizás hasta te digamos algún secreto adicional para hacer aún más deliciosa tu salsa bechamel.

La reina de las recetas de salsa bechamel. ¿Cómo hacerla adecuadamente?

By Published: Prep time: Cook time: Total time: Yield: Serving size: Calories per serving: Fat per serving: Ingredients: Thinly-sliced ● 125 g de harina de trigo. ● 125 g de mantequilla. ● 1 litro de leche. ● Nuez moscada molida. ● Sal y pimienta al gusto.: Directions:
Para comenzar, hay que tamizar la harina con un colador. ¿Por qué? Porque este paso es muy importante para que luego no se produzcan grumos. Después, en una cacerola, hay que poner a calentar a fuego medio el litro de leche durante unos 4 o 5 minutos sin que llegue a hervir. Esto es para acelerar un poco el proceso de preparación de la salsa bechamel. En otra cacerola, se coloca la mantequilla a calentar a fuego bajo hasta que se derrita y se ponga de un color avellana con un poco de espuma, que se le puede quitar fácilmente si gustas. Luego se le añade la harina tamizada y se deja que se mezcle hasta que formen pequeñas masas de un tono dorado. Esto es de suma importancia porque, si la harina queda cruda, la salsa bechamel sabrá mucho a harina y eso no es lo que se quiere ¿o sí? Por cierto, en el paso anterior se recomienda usar mantequilla. Aunque también se pueden utilizar a medidas iguales mantequilla y aceite de oliva, ya que este último le da un toque especial que seguramente podría gustarte. Continuando, hay que remover muy bien la mezcla con una cuchara de madera hasta que quede como una bola. Luego se le echa la leche caliente y se le añade la sal y pimienta al gusto con un poco de nuez moscada molida. Se remueve de forma continua con una varilla por 5 o 6 minutos mientras se va controlando la temperatura, aunque en esta parte es mejor dejarla al mínimo. Al final quedará una mezcla homogénea y, lo más importante, sin grumos. Si no tienes controlada la temperatura y te quedan algunos grumos en tu salsa bechamel, puedes arreglarla con un toque de batidora y quedará perfecta. ...

También podría interesarte

champiñones-salteados-recetas-faciles-charvenca

Champiñones salteados listos en 5 minutos

Cenas
Prepara esta receta fácil de champiñones salteados en un santiamén y agradécenos luego por los elogios en tu familia...
Leer más

Recetas fáciles de pasta con pocos ingredientes

Almuerzos
Todas las recetas fáciles son nuestras favoritas y más si se preparan con pocos ingredientes.   Sabemos que un bu...
Leer más

Aguacates rellenos de Chistorras y Chorizos

Cenas
Nuestras chistorras y chorizos no pueden esperar para estar en tu mesa. Disfruta de una receta fácil y rápida con el ...
Leer más