Si hay un ingrediente vital dentro de la cocina tradicional venezolana es sin duda la harina de maíz: nos ha servido para crear la arepa, la hallaca con todas sus variedades de hallaquitas y bollitos. Por tratarse de recetas fáciles y rápidas de hacer, estas últimas dos se han convertido en favoritas a la hora del desayuno o de la cena, y además son una vía de escape para no comer arepa todos los días.Dentro de las grandes recetas venezolanas están las hallaquitas de chicharrón, las aliñadas, y las de jojoto. Porque nos encanta ponerle nuestro toque a todo, decidimos hacer las Hallaquitas Charvenca y a nuestro gusto le añadimos cubitos de jamón, ají dulce y leche al gusto para espesar.

Lo ideal es picar el jamón en cubitos para que se les sienta mejor el sabor, como sabemos que a los venezolanos nos encanta comer “con salsita” puedes utilizar de acompañante mantequilla derretida, o un mojo hecho en casa, hay quienes gustan también de acompañarlas con queso, una vez servidas.

Una de las cosas que nos gustan de las hallaquitas es que son súper prácticas: puedes  fácilmente cocinar 10 y dejarlas en la nevera para cenar cuando llegas cansado del trabajo, o cuando te levantaste un poquito tarde y no te dio tiempo de hacer desayuno ¡así ahorras tiempo! También es buena alternativa si quieres librarte del desayuno durante el fin de semana. Eso sí, evita repetirlas más de 3 días seguidos para evitar cansar el paladar de todos en tu casa.

Un truco para conservar el sabor fresco de las hallaquitas es poner a hervir agua y cuando esté a punto, las dejas calentar entre 5 a 10 minutos, sí calientas las hallaquitas en el microondas, lo más probable es que se resequen un poco.

 Cuéntanos ¿cuáles son tus hallaquitas favoritas?