La nevera es un espacio sensible a los malos olores, aunque se tomen previsiones de guardar todo bien envuelto y en envases herméticos, los aromas desagradables pueden presentarse en cualquier momento. ¿No te ha pasado que abres la nevera y no consigues la razón del mal olor? Aquí te dejo un listado de recomendaciones para prevenir o combatir este problema.

Un detalle importante para evitar la mayoría de los olores que generan los alimentos que guardamos en la nevera, es introducirlos tapados o envueltos en plástico o papel film. De este modo el olor propio de los alimentos no se propagará por la nevera, además otros alimentos no se verán influenciados por estos aromas.

Es importante ponerle fin a la causa del mal olor y comprobar si procede de los alimentos que hemos introducido en la nevera, o si es a consecuencia del deterioro o putrefacción de algún alimento que por distracción no retiramos a tiempo. Hay que localizarlo y eliminarlo.

Cuando el origen es el deterioro o putrefacción de algún alimento, es imprescindible realizar una limpieza profunda del interior del equipo. Para ello se recomienda desenchufarla y descongelar, retirar todo lo que esté adentro y lavar  utilizando en cada litro de agua 2 cucharadas grandes de bicarbonato sódico, deja actuar  y después debes secar bien la zona.

Una vez limpia la nevera puedes aplicar cualquiera de los siguientes tips por prevención:

  • Poner un limón partido en dos mitades con varios clavos de especia pinchados en su pulpa.
  • Poner un vaso o taza con café molido (el problema de este método es que elimina el mal olor, pero nos añadirá olor a café, es importante que lo tengan en cuenta).
  • Poner un recipiente con bicarbonato. Este método cumpliría dos funciones, por un lado reducir o eliminar los olores y por otro reducir el índice de humedad del interior del aparato. En lo personal, éste método es el mejor de todos.
  • Colocar sobre un  plato migas de pan duro remojadas bien en vinagre, hacer como especie de pelota.
  • Poner un pedazo de carbón vegetal.
  • Bolas de papel periódico humedecido.

No olvidemos que para un correcto funcionamiento y desempeño de toda la capacidad de tu refrigerador, es importante realizar un mantenimiento habitual, además de la norma básica de abrir la nevera lo menos posible y sólo durante el tiempo imprescindible.

Esperamos que estos consejos te sean de gran utilidad para mantener tu nevera libre de olores desagradables.